La próstata

Muchas veces escuchaste hablar de la próstata, una glándula que causa dolores de cabeza en muchos hombres, sobre todo a aquellos que pasaron los 40 …

Encomendarse a Dios para que lo ayudara a tomar la decisión más importante de su vida y buscar en la Internet la mayor cantidad de información posible, fue lo primero que hizo Julio, cuando, a sus 53 años, su médico le advirtió que tenía problemas con la próstata. Lo segundo, fue consultar con un especialista para tener una segunda opinión.

“La primera reacción de mi familia fue de sorpresa y la siguiente de miedo. Me habían diagnosticado cáncer de próstata. Hoy, ya operado, me siento muy bien y llevo una vida normal”, cuenta Julio, quien asegura haber recobrado totalmente sus funciones viriles 18 meses después de la cirugía. “Todo fue un éxito gracias a que acudí a tiempo al médico”.

Hoy, tres años después de aquél diagnóstico, el constructor Julio disfruta plenamente de la vida, y aconseja: “Hay que chequearse sin miedo. Los hombres hispanos tienen todo un misterio sobre este asunto. A mí me lo descubrieron gracias al examen anual que me practico”.

Y precisamente un examen anual practicado por el médico de cabecera, puede ser la clave para prevenir males mayores y, sobre todo, tener conciencia de que al cuerpo hay que examinarlo.

“Primero que todo, el hombre debe estar consciente de que tiene próstata y entender que, con el paso de los años, ese órgano también envejece. Lo normal es que se produzca un incremento de tamaño, haciendo que el paciente se levante más veces de noche al baño y que el fluido de la orina no se produzca con la misma fuerza que antes. En algunos pacientes ocasiona incontinencia urinaria y en el peor de los casos, surge la presencia de cáncer, para lo cual se deben tomar medidas inmediatas”, explica el Dr. Mark Soloway, jefe del Departamento de Urología del Jackson Memorial Hospital, de Miami, profesor y jefe del Departamento de Urología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, considerado una verdadera eminencia en el ramo y coautor de métodos para tratamiento del cáncer de próstata.

“La incidencia de cáncer de próstata dentro de la población hispana está al mismo nivel de la población caucásica, y, en los Estados Unidos cada año mueren de 30 a 40 mil hombres a causa de este mal, pero, hoy día, se pueden evitar desenlaces fatales con diagnóstico temprano basado en un examen de tacto rectal en primera instancia, seguido por un examen de sangre conocido como PSA o Antígeno Específico Prostático, cuya medida indica el riesgo de contraer el mal. Si se detecta este factor, se procede a una biopsia, que es un procedimiento muy rápido en el que se extrae tejido de la glándula para analizarlo”, aclara Soloway, cuyos estudios investigativos lo llevaron a desarrollar e introducir un método indoloro con aplicación de anestesia local para realizar el procedimiento.

Una vez detectado el cáncer se contempla la posibilidad de remover la próstata, en dependencia de las expectativas de vida del paciente, su edad y la calidad de vida que lleva. “Y en este punto se requiere la pericia de un experto”, advierte Soloway, quien ha practicado sólo en Miami, más de 800 cirugías de próstata, “porque en el procedimiento se deben reconstruir, si no están afectados, los nervios que permiten la erección del pene”. Una vez pasada esta etapa, se aconseja otro examen de PSA para comprobar la erradicación del mal.

Pero, aparte de esta medida hay tratamientos alternos como el uso de radiación externa, radiación tridimensional dirigida para evitar afectar el resto de los tejidos, o la inserción de semillas que irradian el tejido afectado, como fue el caso del alcalde de New York, Rudolf Giulianni.

De acuerdo con informes de la National Cancer Coalition, un hombre muere cada 15 minutos a consecuencias de este mal, que representa el 29 por ciento de todos los nuevos casos de cáncer en los hombres americanos.

Curiosamente, entre la población asiática, los estudios demuestran una baja incidencia de riesgo a contraer la enfermedad, posiblemente debido al tipo de alimentación que consumen, basado en productos naturales frescos y baja ingestión de grasas.

Factores de riesgo

Se consideran en riesgo los pacientes con historia genética cuando familiares cercanos han contraído el mal, en cuyo caso los chequeos médicos se deben iniciar alrededor de los 40 años. Mayores de 50 años, pues el 80 por ciento de este tipo de cáncer se diagnostica en hombres con 65 años o más, y se recomienda a los fumadores dejar el cigarrillo porque irrita tanto la próstata como la vejiga. Por último, mantener una dieta con colesterol malo bajo y evitar cualquier hábito tóxico como la ingestión de cafeína.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>